Leyenda de Gara y Jonay

18 Likes Comentarios
Leyenda de Gara y Jonay

La “Leyenda de Gara y Jonay” constituye una de las narraciones aborígenes más populares de las Islas Canarias (España). Es la historia de amor de un príncipe y una princesa aborigen que debido la oposición de sus familias deciden suicidarse. Esta leyenda ha sido de hecho calificada como la versión canaria de Romeo y Julieta, aunque esta leyenda aborigen es considerablemente más antigua que aquella de William Shakespeare.

Hubo un tiempo, en la isla de La Gomera vivía una muchacha llamada Gara, princesa de la isla. En esta isla había unos chorros que aún se conservan, los chorros de Epina, que podían predecir el futuro en asuntos del corazón: si el agua se mantenía tranquila indicaba dicha en el amor, mientras que si el agua se enturbiaba era signo de desamor.

Durante la fiesta de Beñesmer, el año nuevo guanche, Gara y otras jóvenes decidieron visitar los chorros y ponerlos a prueba. Cuando llegó el turno de Gara, el agua se mantuvo tranquila y serena pero luego empezó a enturbiarse y agitarse, apareciendo un sol incendiario. Contrariada, Gara consultó a Gerían, el sabio del lugar. Este, de manera misteriosa, le dijo: “Lo que ha de suceder, sucederá. Huye del fuego, Gara, o el fuego te consumirá”.

Ese mismo día llegó a la isla Jonay, hijo de un mencey tinerfeño, que junto con su padre y demás nobles fueron a las fiesta de la pequeña isla. Cuando las miradas de Gara y Jonay se cruzaron, los jóvenes se enamoraron perdidamente en ese mismo instante. Así se lo hicieron saber a sus padres y, para añadir más jubilo y alegría al Beñesmer, quisieron hacer público su compromiso. Pero entonces el mar se llenó de destellos: el gran volcán de Tenerife, Echeyde (Teide), arrojaba lava y fuego por el cráter. Tanta era la furia de su erupción que desde La Gomera se podían divisar las largas lenguas encendidas de la cima.

Islas Canarias
Islas Canarias

Entonces, Gara, recordó el augurio de los chorros y del anciano. Gara era princesa de Agulo, El Lugar Del Agua. Jonay venía de la Tierra del Fuego, de la Isla del volcán. Gara y Jonay, agua y fuego. Aquel amor era imposible. Los padres de ambos, al enterarse del augurio, les prohibieron verse y al separarlos, la furia del volcán cesó.

El joven Jonay, una vez de vuelta a Tenerife, no podía olvidar a Gara, así que, bajo el manto de la noche, se dispuso a volver junto a su amada a nado. Cuando llegó a La Gomera buscó a Gara, cuando la encontró, la convenció para huir juntos. Ambos se dirigieron hacia El Cedro, en lo más alto de la isla, perseguidos por los soldados del padre de ella. Los amantes subieron hasta el pico más alto de La Gomera, y al verse acorralados, tomaron un palo afilado por ambas puntas y, apoyándolo en sus pechos, se abrazaron y murieron atravesados.

Desde entonces esa montaña se llama Garajonay, en recuerdo de los dos enamorados que prefirieron morir juntos a continuar su vida separados. Actualmente el lugar es un Parque Nacional: el Parque Nacional de Garajonay.

Posts relacionados

Acerca del autor: sistema

Administrador y desarrollador de 24n.club Cpntacto: https://www.facebook.com/profile.php?id=100023803190720

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *